En este artículo nos gustaría explicarte algo más acerca del tratamiento de adicciones. Un artículo que está enfocado principalmente a mujeres que podrían estar experimentando adicciones en el uso excesivo de tranquilizantes y medicamentos para tratar la ansiedad y el estrés. Algo que desafortunadamente está muy presente en nuestra sociedad y el tipo de vida que llevan muchas personas.

tratamiento de adicciones en mujeres

Para ello, hemos visto como conveniente presentaros Guadalsalus un centro para el tratamiento de adicciones, en el que existe el Instituto MIA que es un centro de tratamiento de adicciones para mujeres y transgénero de orientación femenina.

Centro en el que cuentan con una metodología propia para la terapia de adicciones basada en el trabajo de emociones y en la gestión del problema que ha originado la adicción. Así como con una terapia de adicciones con perspectiva de género

En una de sus publicaciones titulada “Adicciones y la necesaria perspectiva de género”, afirman que “las diferencias fundamentales afectan tanto a las motivaciones que llevan al consumo como a su impacto y secuelas físicas, sociales y psíquicas”, además de la diferencia entre hombres y mujeres respecto a dicho impacto físico y secuelas biológicas.

Indicando en su mismo artículo que está avalado por la comunidad científica el hecho de que las mujeres son más vulnerables que los hombres a los efectos de las drogas. Afirmaciones que realizan en base a varios factores y las siguientes 5 diferencias físicas entre hombres y mujeres en el consumo de drogas. Algo que también recogen en su artículo, y que tratamos de reflejar a continuación en estos puntos:

  • Las mujeres tienen una menor proporción de masa corporal, la metabolización de las drogas es diferente entre ambos géneros, en la distribución de la sangre, así como en el momento de la absorción. Con una menor cantidad los efectos del consumo son más intensos y más rápidos en las mujeres que en los hombres.
  • También se aprecia un mayor riego a sufrir trastornos neurológicos, psicológicos o psiquiátricos, intentos de suicidio, estrés postraumático, ansiedad, depresión, así como trastornos de la alimentación.
  • El abuso de sustancias afecta a los procesos hormonales generando complicaciones durante el ciclo menstrual o el embarazo entre otros efectos negativos.
  • En el mismo artículo indican que diferentes estudios señalan ser más severas las repercusiones del consumo cuando se trata de mujeres, así como el padecer un mayor deterioro que los hombres, debido a situaciones sociales, indicando que por este motivo las secuelas físicas suelen ser mayores.
  • También que son más vulnerables a nivel biológico y por ello el pasar rápidamente del consumo moderado al abusivo y generar dependencia.

Al ser un tratamiento terapéutico dirigido a mujeres indican que tiene entre otras las siguientes ventajas:

Plan de tratamiento con perspectiva de género siempre en continua actualización.

Tratamiento igualitario, que supone dejar atrás el enfoque androcentrista.

Menor riesgo de relaciones de falso amor, codependencia y reemplazo adictivo.

Espacio libre y seguro frente a posibles situaciones de acoso y abuso sexual.

Trabajo en el empoderamiento de la mujer y personas trans de orientación femenina.

Red de apoyo que promueve la comprensión y la empatía para vencer el estigma.

Reducción de distracciones durante el tratamiento de desintoxicación.

Su caso deja de ser aislado y extraordinario. No se sienten fuera de lugar.

Menor índice de interacciones negativas durante el transcurso del tratamiento.

Según nos han comentado desde el mismo centro la primera cita es gratuita para asesorar en lo necesario, por lo que puedes preguntarles, así como visitar su página web para conocer más acerca de sus centros, tratamientos, equipo y testimonios.

Pin It on Pinterest

Share This