Seleccionar página
Asma bronquial y embarazo

Doctor Josep Morera Prat especialista en neumología en Barcelona. Centro médico TEKNON – Unitat de pneumología, Clínica TRES TORRES, Clínica PLANAS y Clínica CIMA

En este artículo voy a tratar de responder algunas preguntas habituales entorno al asma y el embarazo que suelo recibir en mi consulta:

¿Una paciente que padezca asma bronquial tiene algún inconveniente para decidir quedar embarazada?
No, no, en absoluto. En mi práctica clínica he tenido ocasión de asistir a muchas mujeres embarazadas que padecían asma. Desde el punto de vista científico está comprobado que el embarazo tiene poco impacto sobre el curso del asma.

¿El asma empeora con el embarazo?

No, no, no es cierto, es totalmente aleatorio.
En algunas pacientes remite el asma, en otras siguen un curso idéntico y en algunos casos infrecuentes, pueden empeorar.

¿Qué medidas adopta en estas pacientes?

Lo principal es el primer día de visita convencer a las pacientes de que los tratamientos que usamos no perjudican el feto. Tenemos larga experiencia en la literatura médica.

Para tranquilizar a las embarazadas asmáticas, les informo de que alguno de los fármacos utilizados, también se usan, en dosis alta y endovenosa, para evitar el aborto, y otros al final del embarazo para evitar la inmadurez del feto.

¿Algún inconveniente especial?

Si, alguno, no es prudente realizar radiografías y las espirometrías tienen una contraindicación relativa, no absoluta.

¿Y en la lactancia?

Actualmente se acepta que es compatible la medicación de la paciente asmática con la lactancia, aunque pequeñas dosis pasan a la leche materna.

Incluso hay alguna evidencia científica que habla de las ventajas en estos casos de lactancia materna, como prevención de que un niño sea asmático en la infancia.

¿Algún fármaco a evitar?

Algunos fármacos a evitar son en general los nuevos fármacos Biológicos e incluso Montelukast, sobre los que no hay suficiente experiencia en embarazadas.

¿Algún temor?

Lo peor que puede ocurrir es que la mujer embarazada, creyendo que los fármacos perjudican el feto, deje de hacer el tratamiento.

¿Situaciones de riesgo?

Si, en el momento de parto.
Es necesario que el equipo de ginecología que lleve a la paciente durante el embarazo, esté absolutamente informado de su patología asmática, para así evitar la administración de fármacos que puedan estar contraindicados.
Incluso en ocasiones, es recomendable unas 24h horas antes del parto, pre-medicar a la paciente.

¿Y en el futuro?

Los tratamientos con hormonas para la reproducción asistida, que son cada vez más frecuentes, pueden hacer más difícil el manejo de las pacientes asmáticas, y hay que perfeccionar y ajustar las pautas terapéuticas en estos casos.

¿Con que frecuencia le han de visitar las pacientes asmáticas?

Yo recomiendo hacer un control muy de cerca, realizando visitas rutinarias cada cuatro o seis semanas, siempre y cuando no haya exacerbaciones de la enfermedad.

¿Algún consejo para el asma durante el embarazo?

Cero temor al embarazo y a los tratamientos.
Favorecer que exista un intercambio de información fluida entre el ginecólogo y el especialista.

Compartir este artículo

Comparte el artículo

¿Nos ayudas? Compartiendo este artículo nos ayudarás a darle más visibilidad. Comentarlo también nos permite mejorar cada día. ¡Muchas gracias!