La osteoporosis es una enfermedad que debilita los huesos, incrementando el riesgo de fracturas. Se produce cuando la pérdida de hueso es más rápida que la formación de hueso nuevo.

El pico de masa ósea se alcanza entre los 30 y 35 años, y a partir de ese momento comienza a haber una pérdida natural de masa ósea. Las mujeres son más propensas debido a un pico inferior y a la aceleración de la pérdida ósea tras la menopausia.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad que afecta a los huesos, los vuelve frágiles y aumenta el riesgo de fracturas. Aunque puede afectar a hombres y mujeres de todas las edades, es más común en las mujeres, especialmente después de la menopausia.

Se produce cuando la generación de hueso nuevo es más lenta que la pérdida de hueso viejo, lo que conduce a una disminución de la masa ósea y a un debilitamiento de la estructura ósea.

A medida que avanza la enfermedad, los huesos se vuelven más delgados y porosos, aumentando el riesgo de sufrir fracturas, especialmente en áreas como la columna vertebral, las caderas y las muñecas.

Es importante tener en cuenta que estas fracturas pueden llegar a ocurrir incluso debido a movimientos o esfuerzos leves.

El diagnóstico de la osteoporosis se realiza mediante la densitometría ósea, que evalúa la densidad mineral ósea en la zona lumbar y en la cadera. El diagnóstico temprano es fundamental para poder iniciar un tratamiento adecuado y prevenir la progresión de la enfermedad.

Síntomas de la osteoporosis

La osteoporosis se considera una enfermedad ‘silenciosa’ porque generalmente no presenta síntomas en las etapas tempranas. Sin embargo, a medida que progresa, pueden aparecer la siguiente clínica:

  • Dolor de espalda: Muchas personas con osteoporosis experimentan dolor crónico en la parte media y baja de la espalda. Este dolor puede ser constante o intermitente y empeorar al estar de pie o al realizar actividades que involucren la columna vertebral.
  • Pérdida de estatura: La osteoporosis puede provocar una disminución en la altura debido a la compresión de las vértebras. Esta compresión hace que la persona adopte una postura encorvada.
  • Fracturas por “fragilidad”: Huesos que se rompen fácilmente, incluso con movimientos mínimos.
Síntomas de la osteoporosis - dolor de espalda

Es importante tener en cuenta que algunos pacientes pueden no presentar síntomas evidentes hasta que se produzca una fractura.

Por lo tanto, es fundamental realizar una evaluación médica periódica, especialmente en personas con factores de riesgo, para detectar la osteoporosis en etapas tempranas y tomar medidas preventivas o iniciar un tratamiento adecuado.

Causas de la osteoporosis

La osteoporosis puede ser causada por diversos factores que afectan la salud ósea. Entre las principales causas de la osteoporosis se encuentran:

Envejecimiento

A medida que envejecemos, el proceso de formación de nuevo hueso se vuelve más lento y la pérdida de hueso viejo se acelera. Esto lleva a una disminución de la masa ósea y, por lo tanto, a un mayor riesgo de osteoporosis.

Falta de estrógeno en mujeres después de la menopausia

Después de la menopausia, las mujeres experimentan una disminución en la producción de estrógeno, una hormona que desempeña un papel clave en la salud ósea.

Efecto de ciertos medicamentos en la salud ósea

Algunos medicamentos, como los glucocorticoides utilizados en el tratamiento de enfermedades inflamatorias, pueden tener un efecto negativo en la salud ósea.

Estos medicamentos pueden interferir en la formación de hueso nuevo y aumentar la pérdida de hueso viejo, lo que aumenta el riesgo de osteoporosis.

Enfermedades inflamatorias y endocrinas

Ciertas enfermedades inflamatorias y endocrinas, como la artritis reumatoide, el hipertiroidismo o la enfermedad de Cushing, pueden contribuir al desarrollo de osteoporosis.

Otros factores de riesgo

Existen varios factores de riesgo adicionales que pueden aumentar las posibilidades de padecer osteoporosis.

Entre ellos se encuentran el sedentarismo, la inmovilización prolongada, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol.

Estos factores pueden debilitar los huesos y aumentar la probabilidad de sufrir fracturas.

Causas de la osteoporosis - tabaquismo

Diagnóstico de la osteoporosis

El diagnóstico de la osteoporosis es fundamental para identificar la enfermedad y tomar las medidas necesarias para su tratamiento. Para ello, se utilizan técnicas radiológicas que evalúan la densidad mineral ósea.

Técnicas radiológicas para identificar fracturas

Mediante la radiografía convencional, tomografía computarizada o resonancia magnética se pueden detectar fracturas óseas y cambios en la estructura ósea. Sin embargo, no cuantifican la densidad mineral ósea.

Importancia de la densitometría ósea en el diagnóstico

La densitometría ósea es una prueba específica para medir la densidad mineral ósea y diagnosticar la osteoporosis. Se basa en la absorción de rayos X por parte del hueso y se utiliza principalmente para evaluar la densidad mineral ósea en la columna lumbar y la cadera.

Esta una prueba segura y rápida, y proporciona información precisa sobre la densidad mineral ósea, lo que ayuda a determinar el riesgo de fracturas y a evaluar la respuesta al tratamiento.

Tratamiento de la osteoporosis

Estilo de vida saludable y nutrición adecuada

El tratamiento de la osteoporosis se enfoca en aumentar la densidad mineral ósea para reducir la posibilidad de sufrir una fractura ósea por fragilidad. Para lograrlo, es fundamental adoptar un estilo de vida saludable y llevar una nutrición adecuada.

  • Se recomienda una dieta equilibrada y rica en calcio, ya que este mineral es esencial para fortalecer los huesos. Los alimentos como productos lácteos, pescados como las sardinas enlatadas con espinas, frutas y verduras de hoja verde son excelentes fuentes de calcio.
  • Además del calcio, es importante asegurar un adecuado consumo de vitamina D, ya que esta vitamina facilita la absorción del calcio en el organismo. La exposición al sol primordialmente, aparte de alimentos como pescados grasos, huevos y leche fortificada son buenas formas de obtener vitamina D.
  • Mantener un peso corporal adecuado es fundamental para reducir la carga en los huesos y disminuir el riesgo de fracturas. Una alimentación equilibrada y la práctica regular de ejercicio físico pueden ayudar a mantener un peso saludable.
  • Ciertos hábitos como el consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo aumentan el riesgo de osteoporosis. Por lo tanto, es recomendable evitar el consumo de alcohol y no fumar.

Medicamentos utilizados en el tratamiento

En algunos casos, se puede requerir la utilización de medicamentos para el tratamiento de la osteoporosis, que deben ser recetados por el médico según las características de cada paciente:

  1. Suplementos de calcio y vitamina D: Garantizan la materia prima que el hueso necesita para fortalecerse.
  2. Bifosfonatos: Los bifosfonatos son medicamentos antiresortivos, es decir reducen la reabsorción de hueso.
  3. Terapia de estrógenos (en mujeres postmenopáusicas): Para contrarrestar el efecto negativo de la caída fisiológica de estrógenos tras la menopausia.
  4. Medicamentos Inhibidores del RANKL: Denosumab reduce la pérdida ósea.
  5. Teriparatida (hormona paratiroidea recombinante): Ayuda a estimular la formación de hueso nuevo.

Recuerda que la elección del tratamiento dependerá de la gravedad de la osteoporosis, la salud general de la persona y otros factores individuales. Siempre es importante hablar con un médico antes de iniciar cualquier tratamiento para la osteoporosis, ya que ellos podrán brindar recomendaciones específicas y personalizadas para cada caso.

Prevención de la osteoporosis

La prevención de la osteoporosis es fundamental para mantener la salud ósea en buen estado y reducir el riesgo de fracturas.

A continuación, se presentan algunas medidas preventivas, así como la importancia del calcio y la vitamina D, y la incorporación de ejercicio físico para fortalecer los huesos.

 

Medidas preventivas para reducir el riesgo

  • Mantener una alimentación equilibrada: Consumir alimentos ricos en calcio, como lácteos, pescados como las sardinas, vegetales de hojas verdes y legumbres, puede ayudar a fortalecer los huesos.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol: El consumo excesivo de alcohol afecta negativamente a la salud ósea, por lo que se recomienda limitar su ingesta.
  • No fumar: El tabaco también contribuye a la pérdida de masa ósea, por lo que es importante evitar fumar y mantener un entorno libre de humo.
  • Mantener un peso saludable: El exceso de peso puede ejercer una carga adicional sobre los huesos, mientras que la falta de peso puede aumentar el riesgo de osteoporosis. Mantener un peso adecuado puede ayudar a mantener una buena salud ósea.
  • Realizar ejercicio físico de carga es fundamental para prevenir la osteoporosis y mejorar la fuerza muscular que dará estabilidad en el movimiento reduciendo el riesgo de caídas.
  • Prevenir caídas: Es importante tomar medidas para prevenir caídas, como asegurarse de tener una buena iluminación en el hogar, utilizar calzado adecuado y mantener el entorno libre de obstáculos.
Prevención de la osteoporosis

¿Cuándo debo hacerme una densitometría ósea?

Se recomienda realizar una densitometría en los siguientes casos:

  1. Tener factores de riesgo elevado de fractura
    1. Haber tenido una fractura por fragilidad antes, es decir una fractura ante un impacto leve.
    2. Edad superior a 65 años.
    3. Bajo peso corporal.
    4. Antecedente materno de fractura de fémur.
    5. Más de dos caídas en el último año. Se debe prestar especial atención a personas ancianas con problemas de visión, movilidad o que toman medicación que reduce su nivel de conciencia.
  2. Tratamiento crónico con ciertos fármacos como los glucocorticoides, inhibidores de la aromatasa (se utilizan en el cáncer de mama), antiandrógenos (se utilizan en el cáncer de próstata, antiretrovirales o antiepilépticos.
  3. Enfermedades asociadas a osteoporosis secundaria: artropatías inflamatorias, patología intestinal, hepatopatías, hipertiroidismo, hiperparatiroidismo, anorexia y bulimia, trasplante de órgano sólido.

Recuerda, debemos cuidar nuestros huesos hoy para un mañana sin preocupaciones. La prevención es clave, así que mantente activa, come bien y consulta con expertos. Tu futuro está en tus manos, ¡o mejor dicho, en tus huesos!»

Otras publicaciones relacionadas

Visita la portada para ver otros artículos destacados, consejos y recomendaciones para una mejor salud

sintomas hernia discal
colico nefritico piedra en el riñon
que es la hernia de hiato

Pin It on Pinterest

Share This